Lucas Carné, “beggership” y “entrepreneurship”

El pasado 8 de Julio se celebró en Esade el 21 Foro de Capital Riesgo donde se explicaba el caso de la compañía Privalia.

La sesión se desarrolló de la mano de uno de sus fundadores, Lucas Carné, y de los dos fondos de Capital Riesgo que han acompañado al proyecto en sus dos principales etapas (primeros pasos – yo mismo por parte de Caixa Capital Risc -  y crecimiento – Marcel Rafart de Nauta Capital).

Lucas es un gran comunicador y pese a que dice que desde que dejó la consultoría estratégica ya no utiliza el power point, si que ilustró la sesión con unas fotografias de unas servilletas dibujadas por él mismo.

Privalia es hoy en día una de las compañías referentes en Comercio Electrónico en España y cuenta con operaciones en 5 mercados. Emplea a más de 600 personas y cerrará este 2011 con una cifra de ventas superior a los 300 millones de Euros. Estos datos ilustran el tamaño de la empresa y el éxito de la misma. Más si cabe si uno piensa que en 2006 empezaba a andar en un pequeño piso de la calle Rosellón. De la charla de Lucas voy a destacar tres aspectos.

El primero es que se le ocurre emprender por “accidente”. Lucas trabajaba en la consultora Bain viajando por todo el mundo viendo empresarios y proyectos, analizando modelos de negocio e implementando acciones con un ritmo frenético. Al cabo de unos años un accidente le obligó a tomarse un descanso y en este estado y tras reflexionar sobre cómo estaba viviendo, decidió que debía de dar un giro a su vida y al recuperarse abandonó la consultora con la idea de emprender. (Yo que he estudiado en un colegio de los jesuitas, he de decir que este episodio me recuerda al de San Ignacio, quien cuando vuelve herido de una batalla decide, en el proceso de recuperación, reorientar su vida dirigiendola al servicio a los demás) :-)

El segundo aspecto a destacar es que Lucas sabía que quería emprender pero no sabía sobre qué. Analizó varios modelos de negocio y sectores emergentes y decidió arrancar dos empresas. La realidad es que ninguna de las dos tuvo éxito. Fue cuando estos proyectos no prosperaban que se reencontró con un antiguo colega (José Manuel Villanueva) quien venía de New Balance y quien quería poner en marcha un negocio de ventas privadas que resultaba muy próspero en la vecina Francia. Tras analizarlo con calma decidieron asociarse y tirarse a la piscina… Lucas comentaba que invirtió el dinero de la indemnización del accidente en el proyecto!

Una reflexión en este punto sería el de la importancia de mantener la red de contactos personales y profesionales a lo largo de la vida. Lucas y Jose Manuel habían sido jefe y subordinado hacía unos años y después de separarse se reencontraron.

El tercer aspecto que destacó era la importancia de incorporar a personas con talento en la organización que ayudarán a superar las expectativas que se van creando. La idea sólo vale una parte pequeña del proyecto, lo realmente importante es la implementación. Y para ello contar con el mejor equipo es imprescindible.

Por último Lucas hizo una propuesta, en las escuelas de negocio: se debería de sustituir la enseñanza de “entrepreneurship” por la de “beggership”. Medio en broma medio en serio comentaba que por si propia experiencia, cuando inicias un proyecto empresarial te pasas el día pidiendo favores. “Déjame un hueco en la oficina, préstame algo de mobiliario, confía en mi para la primera campaña… “Quizás es importante en las escuelas de negocio el desarrollo de las habilidades personales para saber pedir y dejarse ayudar…

Share
This entry was posted in Uncategorized and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply