2004, un año de gran afluencia de visitantes en la región del Baltoro

2004, un año de gran afluencia de visitantes en la región del Baltoro
Se conmemoraba el 50 aniversario de la primera ascensión, lograda el 31 de julio de 1954

En junio del año 2004 un pequeño equipo de cinco alpinistas – Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valentín Giró – partimos, rumbo a Pakistán, con un gran sueño a cuestas: escalar el K2, la “Montaña de las montañas”, por la vía Magic Line. Con sus 8.611 metros de altura el K2 no es únicamente la segunda cumbre más alta de la tierra. Su desnivel y verticalidad la convierten en el único ochomil que permite divisar, desde el Campo Base, a un alpinista que esté situado en la misma cumbre. Se dice del K2, por su dimensiones, que es una montaña que empieza donde otras acaban. Estimado lector, a través de mi Blog quiero compartir contigo esta historia que ha marcado mi vida para siempre, por lo que viví y aprendí, pero, sobre todo por lo que en ella perdí. La historia de la Magic Line del K2 narra cómo cinco alpinistas que compartían unos valores se entregaron para hacer realidad un ambicioso sueño. Espero poder transmitirte fielmente todo esto y mucho más a lo largo de sucesivos posts que iré publicando.

Se conmemoraba el 50 aniversario de la primera ascensión, lograda el 31 de julio de 1954

El día 6 de junio anotábamos en nuestro Diario de Expedición: “Leemos en los periódicos locales acerca de la gran afluencia que se prevé este año; se estima que hasta unos dos mil quinientos trekkers visitarán la región del Baltoro esta temporada. Además, las expectativas que, como siempre, genera el K2 entre los alpinistas han hecho crecer sustancialmente el número de expediciones el año en que se celebra el 50 aniversario de la primera ascensión, lograda el 31 de julio de 1954”.

Esta temporada, que iba a ser sin duda singular, ofrecía algunos interrogantes para las expediciones que atacaban la montaña por la ruta del Espolón de los Abruzzos; ¿Cooperarían estos grupos en la apertura de la vía? ¿Cómo se ubicarían tantas tiendas en el poco espacio de algunos de los campos de altura? ¿Surgiría de todo ello algún conflicto? Aunque en la Magic Line íbamos a escalar alejados de la ruta de los Abruzzos, sabíamos que lo que en esta ruta aconteciese podía llegar a condicionar en cierta medida nuestra progresión.

Share
This entry was posted in Reflexiones and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.