Valentín Giró hace balance de la expedición de “Magic Line” del K2 (1)

valentin giro hace balance de la expedición magic line del k2
El balance de nuestro K2 fue tremendamente agridulce ya que regresamos a casa sin la verdadera “foto de cumbre”, la de todo el equipo reunido de nuevo en el Campo Base

En junio del año 2004 un pequeño equipo de cinco alpinistas – Óscar Cadiach, Manel de la Matta, Jordi Tosas, Jordi Corominas y Valentín Giró – partimos, rumbo a Pakistán, con un gran sueño a cuestas: escalar el K2, la “Montaña de las montañas”, por la vía Magic Line. Con sus 8.611 metros de altura el K2 no es únicamente la segunda cumbre más alta de la tierra. Su desnivel y verticalidad la convierten en el único ochomil que permite divisar, desde el Campo Base, a un alpinista que esté situado en la misma cumbre. Se dice del K2, por su dimensiones, que es una montaña que empieza donde otras acaban. Estimado lector, a través de mi Blog quiero compartir contigo esta historia que ha marcado mi vida para siempre, por lo que viví y aprendí, pero, sobre todo por lo que en ella perdí. La historia de la Magic Line del K2 narra cómo cinco alpinistas que compartían unos valores se entregaron para hacer realidad un ambicioso sueño. Espero poder transmitirte fielmente todo esto y mucho más a lo largo de sucesivos posts que iré publicando.

El balance de nuestro K2 fue tremendamente agridulce ya que regresamos a casa sin la verdadera “foto de cumbre”

Hemos realizado nuestro sueño en el K2 y hemos dado todo lo demás a cambio.” Kurt Diemberger, K2, El nudo infinito.

Han transcurrido unos años desde aquel verano de 2004, pero el recuerdo de todo lo que vivimos y lo que perdimos en el K2 sigue muy vivo en mí. El paso del tiempo me ha hecho ver algunas cosas con una mirada distinta, más matizada y profunda, y me ha ayudado a aceptar y a convivir con la pérdida de manera más serena. Amigo lector, narrar y compartir contigo aquella aventura, me ha hecho sentir más completo y, a la vez, más unido a personas que, como tú, también escaláis día a día y paso a paso vuestra particular Magic Line.

Todo proyecto, toda empresa o expedición arroja un balance y deja en nosotros un legado. El balance de nuestro K2 fue tremendamente agridulce; hicimos realidad nuestro sueño pero regresamos a casa sin la verdadera “foto de cumbre”, la de todo el equipo reunido de nuevo en el Campo Base. De un lado, un gran logro colectivo, fruto de un proceso exigente y perseverante de trabajo en equipo; del otro, el drama de un adiós inesperado y desgarrador. Fue un camino voluntariamente escogido por todos nosotros, un esfuerzo común por hacer algo de manera fiel a unos valores y a una forma de entender y de amar la montaña, escalando sin descanso, reabriendo y equipando la vía, progresando metro a metro, cada vez más desgastados pero también cada vez más felices por la altura ganada a la montaña. Ese proceso, ese camino compartido fue nuestra verdadera Magic Line: nuestro sueño hecho realidad, más allá del éxito final, del broche de oro que puso Coro en la cumbre.

Podría expresarme ahora con idéntica satisfacción aunque no la hubiésemos hollado: “Importa el camino, no sólo la cumbre; importa el cómo, de qué manera, con qué medios y con qué compañeros”, en palabras de Manel. Nuestra conducta en la montaña fue el reflejo, aún en los momentos más difíciles, de unos valores; y esta forma de ser y de hacer, este comportamiento, lo elegimos libremente, fue algo que dependió única e incondicionalmente de cada uno de nosotros. Alcanzar la cumbre, en cambio, es siempre un resultado condicional sobre el que podremos influir pero no elegir unívocamente. Es posible distinguir entonces dos tipos de éxito; el incondicional, ligado a nuestros valores y comportamientos, y el condicional, asociado a un resultado final. Dentro y fuera de la montaña, creo que la coherencia entre el ser y el hacer constituye la verdadera medida del éxito. Nosotros fuimos capaces de practicarla y creo, en este sentido, que nuestra expedición sí fue un rotundo éxito.

Share
This entry was posted in Reflexiones and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.