Valentín Giró destaca el “STORYTELLING” en el ámbito del emprendimiento

valentin giro destaca el storytelling en el ambito del emprendimiento
Hay tantas historias como emprendedores, tantas como alpinistas y cada persona dibuja su propia ruta

En el libro “La Cumbre Infinita – Relato de una expedición, espejo de una empresa” los autores hemos querido utilizar la analogía de la escalada del K2 por la Magic Line, en el año 2004, como espejo de proyectos empresariales que impulsan los emprendedores. Hay tantas historias como emprendedores, tantas como alpinistas, porque no existe un único camino ni una sola forma de alcanzar el objetivo, sino que cada emprendedor dibuja su ruta y escribe su propia historia en base a sus valores, su experiencia, sus compañeros, su suerte.

El emprendimiento, como el alpinismo, son dos culturas hermanas donde las historias se viven y luego se transmiten de generación en generación a través de relatos, que sirven de hitos, de señales, de fuentes de inspiración. De estas experiencias se obtienen conclusiones sobre lo que ha funcionado y lo que no, sobre los obstáculos que pueden aparecer en el camino y la forma de superarlos; son una fuente de ideas y recursos que futuros emprendedores o alpinistas utilizan como guía en sus propias aventuras.

Hay tantas historias como emprendedores, tantas como alpinistas y cada persona dibuja su propia ruta

Éxito y fracaso tienen mucho en común, son dos caras de una misma moneda. Son el resultado de una iniciativa, de alguien que se atrevió a explorar algo nuevo, que tuvo la ambición de ir más allá y que asumió el riesgo y las consecuencias de fallar.”

A. Castiñeira y J.M. Lozano, La Vanguardia 13 junio 2007.

Uno de los aspectos llamativos acerca de la literatura en el ámbito del emprendimiento es que ésta se desarrolla principalmente en base a historias, testimonios, relatos. Se encuentran muy pocos libros puramente científicos sobre el tema, en gran parte porque esta materia como mejor se transmite es mediante el ejemplo. Ello permite meterse en la piel del emprendedor y descubrir cómo ha gestionado desde dentro su empresa, su aventura, cómo la ha vivido en su pulso real. Y sucede lo mismo con la literatura de alta montaña.

Hay tantas historias como emprendedores, tantas como alpinistas, porque no existe un único camino ni una sola forma de alcanzar el objetivo, sino que cada emprendedor dibuja su ruta y escribe su propia historia en base a sus valores, su experiencia, sus compañeros, su suerte. El emprendimiento, como el alpinismo, son dos culturas hermanas donde las historias se viven y luego se transmiten de generación en generación a través de relatos, que sirven de hitos, de señales, de fuentes de inspiración. De estas experiencias se obtienen conclusiones sobre lo que ha funcionado y lo que no, sobre los obstáculos que pueden aparecer en el camino y la forma de superarlos; son una fuente de ideas y recursos que futuros emprendedores o alpinistas utilizan como guía en sus propias aventuras.

Share
This entry was posted in Reflexiones and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.