Valentín Giró comenta los puntos de unión entre emprender y escalar (2)

valentin comenta los puntos de union entre emprender y escalar 2
Nuestro Campo 2 (6.900 m) en la Magic Line del K2, bautizado como “Nido de Águilas”

En el libro “La Cumbre Infinita – Relato de una expedición, espejo de una empresa” los autores hemos querido utilizar la analogía de la escalada del K2 por la Magic Line, en el año 2004, como espejo de proyectos empresariales que impulsan los emprendedores. Hay tantas historias como emprendedores, tantas como alpinistas, porque no existe un único camino ni una sola forma de alcanzar el objetivo, sino que cada emprendedor dibuja su ruta y escribe su propia historia en base a sus valores, su experiencia, sus compañeros, su suerte.

El emprendimiento, como el alpinismo, son dos culturas hermanas donde las historias se viven y luego se transmiten de generación en generación a través de relatos, que sirven de hitos, de señales, de fuentes de inspiración. De estas experiencias se obtienen conclusiones sobre lo que ha funcionado y lo que no, sobre los obstáculos que pueden aparecer en el camino y la forma de superarlos; son una fuente de ideas y recursos que futuros emprendedores o alpinistas utilizan como guía en sus propias aventuras.

Es básico contar con un plan detallado a la hora de afrontar entornos cambiantes e inciertos

Toda expedición y toda “start-up” deben articularse siempre de acuerdo a un plan detallado y completo. Las cuestiones logísticas son un “factor higiénico”: el triunfo no está asegurado por tenerlas, pero no tenerlas lleva sin duda al fracaso. Se ha de partir de una planificación hecha en base a la experiencia, lo más detallada posible, y a ella sumarle la capacidad de adaptar ese plan a las contingencias de cada momento, con la máxima flexibilidad sin perder la fidelidad al objetivo, al equipo y a los valores.

Porque estas empresas se desarrollan siempre en un entorno cambiante. Emprendedores y alpinistas trabajan en contextos de incertidumbre que albergan grandes riesgos y amenazas, y también grandes oportunidades. Y es en la habilidad para desenvolverse en un medio marcado por la mutabilidad donde reside la esencia del verdadero espíritu emprendedor. Para sobrevivir con éxito a este entorno muchas veces impredecible hay que contar con competencias y cualidades que no todo el mundo posee o llega a desarrollar: la tenacidad, el compromiso y la capacidad de sacrificio, la adaptabilidad y la rapidez de respuesta para dibujar escenarios alternativos que no menoscaben la esencia del proyecto, la generosidad y el valor para no echarse atrás ante las dificultades.

Share
This entry was posted in Reflexiones and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.