Valentín Giró comenta los puntos de unión entre emprender y escalar (3)

valentin comenta los puntos de union entre emprender y escalar 3
Jordi Corominas, Jordi Tosas y Óscar Cadiach (Izq. a Derecha), en un descanso durante la escalada de la “Magic Line” del K2. A sus espaldas se observa la imponente cara Oeste del K2.

En el libro “La Cumbre Infinita – Relato de una expedición, espejo de una empresa” los autores hemos querido utilizar la analogía de la escalada del K2 por la Magic Line, en el año 2004, como espejo de proyectos empresariales que impulsan los emprendedores. Hay tantas historias como emprendedores, tantas como alpinistas, porque no existe un único camino ni una sola forma de alcanzar el objetivo, sino que cada emprendedor dibuja su ruta y escribe su propia historia en base a sus valores, su experiencia, sus compañeros, su suerte.

El emprendimiento, como el alpinismo, son dos culturas hermanas donde las historias se viven y luego se transmiten de generación en generación a través de relatos, que sirven de hitos, de señales, de fuentes de inspiración. De estas experiencias se obtienen conclusiones sobre lo que ha funcionado y lo que no, sobre los obstáculos que pueden aparecer en el camino y la forma de superarlos; son una fuente de ideas y recursos que futuros emprendedores o alpinistas utilizan como guía en sus propias aventuras.

Perseverancia, ambición y capacidad de aprendizaje, actitudes esenciales ante un reto

Los mejores emprendedores y alpinistas comparten la actitud positiva, constructiva y tenaz ante el proyecto y sus dificultades. Destacan por su perseverancia (“resistir, resistir, resistir”), por el optimismo constructivo y la confianza en sí mismos entendida como la suma de honestidad, competencia y responsabilidad, por estar absolutamente apasionados por lo que hacen, lo aman y lo respetan por encima de todo.

Son personas enfocadas a la tarea y con una gran motivación por el logro como culminación de un largo camino, más allá de una idea de éxito inmediato. Los grandes alpinistas y emprendedores se conocen bien a sí mismos y se autogestionan sin engaños, con conciencia de sus capacidades y sus límites personales. Y, por supuesto, son personas con una infinita capacidad de aprendizaje: cada nueva aventura es una fuente de lecciones, nunca se acomodan en la técnica y la experiencia ya adquiridas, porque mantener viva la curiosidad y la atención es su seguro de vida.

Share
This entry was posted in Reflexiones and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.