Sí es posible cambiar en la edad adulta

Sí es posible cambiar en la edad adulta

Es posible cambiar en edades adultas, haciendo que el cerebro desarrolle una mayor complejidad mental? Parece ser que sí, como demuestra el estudio de K. Eigel, “Leader Effectiveness” (PhD diss., University of Georgia, 1998), que relaciona la complejidad mental con la efectividad profesional. Los resultados reflejan que la pendiente de la curva entre ambos factores es positiva, para un colectivo de directores generales y directivos de alto potencial.

Este estudio se hizo entre 21 CEOs de grandes compañías líderes en su industria, con un promedio de facturación de 5.000 millones de USD y con 21 directivos de alto potencial, identificados por sus respectivos CEOs. Para medir la complejidad mental se empleó una herramienta de evaluación llamada entrevista Sujeto-Objeto, de 90 min. de duración, usada en todo el mundo, en todos los sectores, en los últimos 20 años.

La complejidad mental se establece como una función de la capacidad de distinguir entre los pensamientos y sentimientos que “tenemos” (y que podemos llegar a observar y considerar como un “objeto”), de los pensamientos y sentimientos que “nos tienen” (es decir, que nos manejan y a los que nos sentimos sujetos). Una mayor complejidad mental equivale a una mayor capacidad de observar los pensamientos y sentimientos como “objetos”. Los resultados de la investigación de Eigel muestran que sí resulta posible alcanzar mayores niveles de complejidad mental (pendiente ascendente), y que además esta mayor complejidad se correlaciona positivamente con la efectividad profesional, tanto para los CEOs como para los directivos de alto potencial.

Share
This entry was posted in Reflexiones and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply