Una nueva escuela en la aldea de Sama

Samagaon2

Primeras luces de un día de otoño en la aldea de Sama (Foto: Cédric Bussac)

Momentum Himalaya es el nombre de una iniciativa de apoyo al emprendimiento social en la aldea de Sama, situada a 3,500 metros de altura en un remoto lugar del Himalaya Nepalí. Se trata de un proyecto que nació bajo la inspiración del alpinista Carlos Soria, que mantiene un vínculo especial con este lugar que lo acogió en su primera expedición al Himalaya.

Sama es un lugar especial por muchos motivos, además de la belleza lo envuelve y por ser el único núcleo habitado del Himalaya que descansa, literalmente, a los pies de un ochomil, el Manaslu (8.163 m), cuyo significado en sánscrito es “la montaña del espíritu”. Sama alberga también una pequeña escuela de educación primaria a la que acuden casi un centenar de alumnos. Una escuela que afronta, al igual que la mayor parte de los habitantes del pueblo, carencias de todo tipo para alimentar, formar y vestir a los alumnos.

Gracias a Carlos Soria nació Momentum Himalaya en el año 2011, con el objetivo de impulsar iniciativas locales que permitieran generar ingresos de forma recurrente y sostenible, para que una parte de estos recursos se reinvirtiera en la escuela de Sama. Valentín Giró forma parte del equipo de Momentum Himalaya y viaja periódicamente a Nepal para realizar trabajo de campo. Los posts que el autor irá publicando en las próximas semanas son una invitación para conocer de cerca la labor que se viene realizando en este maravilloso rincón del Himalaya.

Geoff y el lama de Sama, la autoridad religiosa del pueblo, animaron a Phurbu Tsewang, director y maestro de la escuela de Sama, y le dieron fuerzas. Nepal SEEDS no sólo le renovó su apoyo sino que le propuso algo muy retador y que podría marcar la diferencia: construir la mejor escuela de educación primaria del valle de Nubri, una escuela de verdad, con aulas y con un espacio de alojamiento para que los alumnos pudieran quedarse a dormir.

Fue así como este emprendedor local inició la búsqueda de donantes y aliados para el nuevo proyecto. Primero fue una fundación de montañeros japoneses que en su día habían escalado el Manaslu, después un donante de Malasia y, finalmente, el propio gobierno de Nepal. Paralelamente y siempre que pudo, él mismo ayudó también con lo que sacaba de su negocio familiar, el Mount Manaslu Hotel &Lodge, el primer albergue para excursionistas que se construyó en Sama.

Dieciséis años después de regresar a Sama, Phurbu había hecho realidad el sueño de construir y dirigir la mejor escuela de educación primaria del valle de Nubri. Desde entonces y con una familia de cuatro hijos, su mujer Laxmi y él seguían trabajando sin cesar para tirar adelante el negocio familiar y la escuela de Sama.

Share
This entry was posted in Reflexiones and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply