La simple historia de unas piedras

screen-shot-2013-11-25-at-8-54-44-am

Unas simples piedras en un frasco sirven para ilustrar lo que realmente priorizamos en nuestras vidas. Imaginad que alguien nos pregunta: “¿Qué prioridad das realmente a lo más importante de tú vida?” Para contestarnos, esta persona sostiene un frasco de vidrio vacío, en el que se dispone a volcar el contenido completo de tres vasijas que contienen, por separado, piedras, guijarros y arena. Comienza su trabajo, vertiendo primero la arena, luego los guijarros y finalmente las piedras.

¿Cuál es el resultado? Pues que la arena primero – que no es otra cosa que los emails y tareas no prioritarios con los que “rellenamos” sin darnos cuenta la jornada – y los guijarros después – aquellas tareas de mayor importancia que podríamos organizar de una manera más efectiva – impiden introducir todas las piedras en el frasco – que son realmente los objetivos  prioritarios en nuestras vidas!.

¿Qué tal nos iría si invertimos el orden de colocación? Probablemente mucho mejor. Ubiquemos en primer lugar las piedras dentro del frasco, luego los guijarros – que irán rellenando los espacios vacíos de las piedras – y finalmente volquemos la arena, que acabará por rellenar todos los intersticios disponibles en el frasco. De este modo sí resultará posible ubicar el contenido de las tres vasijas dentro del espacio limitado del frasco, que no es otra cosa nuestro propio tiempo.

Puedes ver más sobre esta sencilla historia a través del creador de la misma, Stephen Covey: https://www.youtube.com/watch?v=fmV0gXpXwDU

Share
This entry was posted in Reflexiones and tagged . Bookmark the permalink.

Leave a Reply