Arrogancia y humildad

Arrogancia y humildad valentin giro autor consultor trainer alpinista
¿Qué actitud predomina en mi – la de “Sabelotodo” o la de “Aprendiz”?

Estas reflexiones parten de los aprendizajes y programas de formación que Valentín Giró realiza como Consultor de Axialent, empresa creada por Fred Kofman especializada en el desarrollo del liderazgo y procesos de cambio cultural en las organizaciones. Fred Kofman es además el autor de Metamanagement y Conscious Business.

¿Qué actitud predomina en mi – la de “Sabelotodo” o la de “Aprendiz”?

El “sabelotodo” es la persona que opera desde el control unilateral, ya que basa su propia autoestima en la opinión de los demás, ante los que se esfuerza en proyectar una imagen determinada. Cualquier opinión que reciba y que sea distante de esta imagen ideal – en la que, por encima de todo, pretende agradar, complacer y estar en “lo correcto” – la percibirá como un ataque a su persona. Es una actitud que es aparentemente dura pero en realidad resulta frágil como el cristal.

El “aprendiz”, por el contrario, es la persona que funciona desde el modelo del aprendizaje mutuo y basa su autoestima en sus propios juicios y no en las opiniones de los demás. No persigue dar una cierta imagen sino actuar en coherencia con sus principios y extraer aprendizajes de cara al futuro. No clasifica las opiniones de los demás como “amigas” o “enemigas” sino que entiende que son expresiones realizadas desde la realidad de otras personas y que pueden serle válidas y tenidas en cuenta. Metafóricamente, la persona que muestra una actitud de humildad y aprendizaje es resistente y flexible como un junco de bambú. Su aparente fragilidad no es otra cosa que resiliencia.

Share
This entry was posted in Reflexiones and tagged , , . Bookmark the permalink.

One Response to Arrogancia y humildad

  1. Alfredo says:

    Creo que no nos debemos identificar plenamente con alguna de estas personalidades. En mi opinión todo depende del nivel de conocimiento del tema y del interlocutor. A veces uno se convierte en un sabelotodo cuando el interlocutor también se cree un sabelotodo y éste trata de ser arrogante. Y un sabelotodo puede convertirse en un aprendiz cuando reconoce y respeta a su interlocutor, recibiendo el mensaje con gratitud.

Leave a Reply