“Let my people go surfing”

Al pensar en emprendedores y aventureros viene a mi memoria, una y otra vez, la figura de Yvon Chouinard, fundador y propietario de Patagonia, Inc. Este emprendedor comenzó a finales de la década de los cincuenta creando Chouinard Equipment, diseñando, fabricando y distribuyendo material para la escalada en roca. Posteriormente fundó Patagonia, Inc. donde, con el paso de los años, ha ido produciendo un sinfín de prendas innovadoras y de alta calidad para alpinismo, esquí de travesía, trekking, rafting, surf, etc. convirtiéndose no sólo en un icono para los amantes de las actividades outdoor sino también en un referente muy singular dentro del panorama corporativo estadounidense.

Chouinard relata su particular historia y filosofía de negocio en el libro “Que mi gente vaya a hacer surf. La educación de un empresario rebelde” (Desnivel Ediciones). Los cuarteles generales de Patagonia están ubicados en California y la empresa factura en la actualidad más de 230 millones de dólares, con un equipo de más de mil personas. Chouinard sigue hoy en día al frente de su compañía que, según declara “(…) es un experimento. Patagonia existe para desafiar la sabiduría convencional y para proponer un estilo diferente de negocio responsable”. Así de claro y rotundo; así de firme y coherente: “Mis valores son resultado de toda una vida en contacto con la naturaleza y de la práctica apasionada de eso que algunos llaman deportes de riesgo”.

Con una marcada preocupación por reducir el impacto medioambiental de sus productos, Chouinard viene desarrollando productos y tejidos muy avanzados a partir, por ejemplo, de productos reciclados, como sus famosos forros polares hechos mediante plástico reciclado. En el año 2001 fundó “1% for the Planet”, una alianza de empresas que contribuyen con al menos el uno por ciento de sus ingresos anuales a dar apoyo a determinadas causas medioambientales.

Una empresa que se enorgullece de ser diferente requiere diferentes tipos de personas (…) el trabajo tiene que ser divertido y valoramos a empleados cuyas vidas son ricas y plenas”. Patagonia es, hoy en día, mucho más que un fabricante de material deportivo. En nuestro libro, “La Cumbre Infinita”, Carlos Trenchs describe los ingredientes necesarios para el éxito de una start-up: oportunidad, pasión, liderazgo y experiencia. Pasión y liderazgo es lo que hace que aún hoy Chouinard siga al frente de Patagonia, movido por su visión transformadora y  desoyendo las ofertas de compra que a menudo recibe de grandes corporaciones del sector.

en su libro Chouinard reconoce también algunas cosas importantes que ha aprendido de la montaña: “Escalar montañas es un proceso que sirve como ejemplo, tanto para la vida como para los negocios. Mucha gente no entiende que la manera en que se asciende una montaña es más importante que llegar a su cumbre. Muchos de los que escalan así el Everest (con oxígeno, sherpas, cuerdas fijas, etc.) (…) tienen tal fijación con su objetivo – la cumbre – que sacrifican el proceso. El objetivo en la escalada de montañas grandes y peligrosas debería ser alcanzar algún tipo de crecimiento espiritual y personal, pero eso no ocurre si ha quedado comprometido el proceso entero”. Este desafío constante en el propio proceso, asimilando los aprendizajes que nos van a permitir responder mejor al futuro es algo que también Carlos y yo hemos querido plasmar en nuestro libro, a partir de la metáfora de la ascensión al K2 por la Magic Line en el año 2004.

Share
This entry was posted in 3 Crecimiento y Riesgo, Aventureros, Emprendedores, Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply